escuchar, contemplar, meditar

Se ha tratado  hoy el tema de la devoción al guía espiritual, justamente la raíz del camino, que es una de las realizaciones más difíciles en el budismo. A propósito de ello, se ha debatido sobre la forma correcta de afrontar las sesiones. Ya sea en grupo o de manera individual, pueda servir este texto de Gheshe Tashi Tserin como reflexión.

“Una mente que asume correctamete extrae su conclusión o bien sin basarse en ninguna razón en absoluto o bien basándose en una razón fallida. Lo hemos escuchado, parece correcto y, por tanto, lo aceptamos sin que nuestro propio razonamientonuestra experiencia forme parte de ello. Aunque lo investiguemos de alguna manera, no llevamos esta investigación demasiado lejos.

….

Puesto que esta consciencia asume en lugar de saber, no tiene la verdadera capacidad de reconocer realmente el objeto.  Aprendemos lo que es la impermanencia y asumimos que las cosas son impermanentes, y eso es bueno hasta cierto punto, pero podemos correr un gran peligro si nos sentimos satisfechos con nuestro análisis limitado y nunca vamos más allá, especialmente si nuestras suposiciones están acompañadas por una buena dosis de egoísmo intelectual. Por lo general, en el budismos tibetano hablamos de las tres sabidurias: la sabiduría de escuchar, la de contemplar y la de meditar. La consciencia que asume correctamente pertenece a la primera y sólo es verdaderamente útil si conduce a la segunda, que lleva lo que se ha entendido al siguiente nivel y finalmente conduce a una meditación unipuntualizada sobre el tema.”

Estudio de la mente. Psicología budista, Gheshe Tashi Tserin, Ediciones Amara.